julio 26

0 comments

Por que tengo ansiedad y cansancio


Ansiedad y cansancio son dos de los síntomas más frecuentes entre los sanitarios. Siempre que aparecen es recomendable hacer una buena gestión de las emociones que se mueven para poder mantener una actitud equilibrada. 

Los situaciones en que aparecen son diversas. En este artículo te hablaré de dos de ellos: la mala proporción entre volumen de trabajo y tiempo para realizarlo; y el nivel de autoexigencia elevado.

La ecuación mucho trabajo y poco tiempo, causa ansiedad y cansancio 

Son muchas las ocasiones en las que te encuentras que tienes mucho trabajo por hacer y no tanto tiempo para realizarlo, sobre todo cuando quieres hacerlo con calidad. Es decir, cuando quieres dar lo mejor de ti, y que el resultado te produzca satisfacción, sin que te suponga un desgaste personal excesivo. 

Las rutinas de tu trabajo a menudo están sobrecargadas y suponen una explosiva combinación que dispara tus niveles de cansancio

ansiedad por falta de tiempo

Vas corriendo para llegar, pero no lo abarcas...

Intentas organizarte y planificarte bien todas las tareas que tienes durante tu jornada. Cuentas con que algún imprevisto puede surgir, y lo tienes en cuenta. Aun así, a veces, ese imprevisto te desbarata toda tu planificación. Bien puede ser por un ingreso nuevo no esperado a última hora, o por un paciente que se te complica y acapara toda tu atención, teniendo que dejar de lado todo lo demás.

Por más que estructuras tu tiempo, la ansiedad y el cansancio terminan apareciendo.

La ansiedad aparece por una sensación subjetiva de impotencia, acompañada de interpretaciones de no sentirte capaz. La manera más eficaz y directa de resolverlos es con gestión emocional.

Cuando no hay compañerismo...

En muchas ocasiones, el cansancio no sólo es físico, por falta de descanso o por la propia carga de trabajo dada por tener que levantar pesos, como ocurre en la movilización de pacientes, por ejemplo, o por tener muchos pacientes a tu cargo.

Muchas veces el cansancio también es mental. Cuando te pasas las horas preguntándote dónde estarán metidos tus compañeros, si ves que la distribución o la responsabilidad  de tareas no es la misma para todos. 

Ante la falta de compañerismo la ansiedad y el cansancio crean un ambiente poco propicio

hace falta compañerismo

La falta de tiempo que crea ansiedad y cansancio no siempre es real

Puede haber falta de tiempo o percepción de ella. Como sea, esta te impide atender a los pacientes como quisieras.

A veces el tiempo se te va en protestar por no tener tiempo. Esta también es una manera de llegar a la ansiedad por tus propios medios.

Si gastas tu tiempo de trabajo, en trabajar, las ocasiones para tener ansiedad o cansancio disminuyen.

Tus propios pensamientos también pueden ser la causa y el origen de ansiedad y cansancio

A veces las circunstancias que te rodean no son tan contrarias, pero te dedicas a pensar cosas que no te favorecen, tipo: "todo lo malo me pasa a mi", o similares.

Ante ese tipo de pensamientos que son irracionales, con los que te machacas, te imaginas cosas que no pasan, o te anticipas al futuro, sufriendo antes de tiempo. En esas ocasiones es imprescindible tener herramientas  de gestión emocional para frenarlos, y que no controlen tus acciones.

Echa un vistazo al artículo: "Cuidar la salud mental de las enfermeras"

Tener poco tiempo no implica disminuir la calidad

El tiempo medio para dedicarle a cada paciente, se reduce cuanto más son. Esta es una verdad innegable. Pero eso no obliga a que disminuya la calidad de tus cuidados. El encuentro con el paciente puede ser terapéutico a pesar de su corta duración.

Una cosa que puedes hacer para combatir tu cansancio y ansiedad ante la gran cantidad de pacientes a tu cargo, es empezar a utilizar un sistema en el que establezcas un orden de prioridades de las tareas, e ir cumpliendo esas prioridades marcadas a modo de guía.

Establecer un orden en las prioridades y seguirlo, ayuda a amortizar el tiempo disponible

Cansancio y ansiedad por tiempo cronológico o psicológico

Al hablar de tiempo hay que tener en cuenta dos formas de considerarlo: tiempo cronológico y tiempo psicológico.

El primero, o cronológico, es medido a través de un procedimiento convencional y no es más que una referencia que necesitamos para orientar nuestros actos, "ya es hora de...", "todavía falta un poco para...", "dentro de media hora...", "aun me queda tiempo para...". Es lo que podríamos llamar tiempo real de acuerdo con el reloj.

El tiempo psicológico produce mayor cansancio y ansiedad

El segundo, tiempo psicológico, está en relación a nuestra consideración o vivencia interna del tiempo, que dista considerablemente de la cronológica: el reloj siempre tarda lo mismo en marcar las horas que a veces a nosotros nos parecen eternas, o al contrario. Lo mismo pasa con los días, semanas, meses o años, cuya magnitud percibida se acorta a medida que avanza la vida de cada sujeto.

La teoría del Análisis Transaccional, en el concepto de la estructuración del tiempo explica diversas maneras de distribuir ambos tipos de tiempo. Concretamente el tiempo psicológico, hace referencia a la forma en la que te relacionas con los demás y contigo mismo, y en esa relación influye mucho cómo expreses y muestres tus emociones.

Echa un vistazo al artículo: "Cuando no se gestionan las emociones"

La autoexigencia elevada, otro factor que causa cansancio y ansiedad 

La autoexigencia es un comportamiento adaptativo y funcional cuando responde a tus capacidades, conocimientos y se ajusta a tus circunstancias.

Pero cuando esto no ocurre, se convierte en disfuncional y termina dañando enormemente a tu salud física y emocional.

Averigua si tienes una autoexigencia elevada 

  • Desconoces tus propios límites y te impones objetivos  inalcanzables.
  • Tu comportamiento tiene una autodisciplina rígida. Eres previsora y planificas todo, hasta sentirte culpable, si no lo cumples. 
  • Tu autoestima la haces depender de los resultados que obtienes.
  • Te valoras por lo que haces y no por lo que eres.
  • Te cuesta delegar tareas. La confianza en los otros no es lo tuyo.
  • Te fijas mucho en lo negativo y en lo que no te sale bien.
  • Tu autocrítica es muy elevada.
  • Conseguir tus metas te supone un gran esfuerzo, y te produce sufrimiento.
  • Conviertes tus retos en obligaciones.
  • Piensas de forma dicotómica: las cosas están bien o mal, no hay término medio.
  • Necesitas  mucho reconocimiento externo.
  • Tienes baja tolerancia a la frustración.
  • Te resulta muy fácil sentirte insatisfecha. 
  • Tienes miedo al fracaso.
  • Si te identificas con muchas de estas descripciones, piensa en disminuir esa autoexigencia. 

     tareas pendientes

    El mejor camino para bajar la autoexigencia es aprender a gestionar tus emociones

    Echa un vistazo al artículo: "Enfermeras con alteraciones emocionales"

    La autoexigencia afecta a tu salud

    Se trata de un comportamiento basado en una baja autoestima que genera mucho estrés y termina afectando a tu salud. 

    Bajo la fachada de sentido de la responsabilidad y eficacia que da la autoexigencia, se esconde una realidad rodeada de un halo de vulnerabilidad, insatisfacción y frustración. 

    Cuando te sientas con ansiedad o cansancio, observa si estás yendo por encima de tus propias posibilidades, y frena.

    ¿A quién quieres impresionar?

    Si tienes mucha autoexigencia, y acabas los días con mucho cansancio, puede que sea el momento de responder a esa pregunta. Siéntate a solas contigo y trata de averiguar, para quién te esfuerzas tanto. 

    A veces la respuesta está muy escondida tras la fachada del deber y cosas así. Cuidado con las trampas que te pueda poner la mente con sus respuestas.

    Busca las respuestas desde lo sentido, y con la mayor franqueza. Sobre todo, si lo que pretendes es reducir tu cansancio. 

    ¿Eres inconformista?

    Si eres muy autoexigente y tienes ansiedad, puede venir, por no conformarte con tus resultados. Puede que no te resulten suficientes. Esto te lleva a estar más tiempo mirando lo que no tienes, y como consecuencia no logras disfrutar de lo que si tienes.

    Te metes en la rueda de la carencia y de la insatisfacción, esto te produce más ansiedad, y así tu malestar no termina.

     Aprende a adaptar los recursos de los que dispones (medios, capacidad, tiempo, etc.) a la demanda de tus problemas, y lograrás perseguir resultados óptimos y no metas idealizadas.

    Busca maneras de valorar tus aspectos positivos para disfrutar de lo que vayas consiguiendo.

    Ser responsable sin caer en la autoexigencia reduce tu ansiedad 

    Puedes ser responsable sin caer en la autoexigencia y el perfeccionismo. Se trata de ser constante en tus tareas, asumir tu responsabilidad de una forma objetiva y realista y adaptando las capacidades a las demandas sin sobre-exigirse, ni responsabilizarte de las obligaciones de los demás. Es necesario detectar tu voz crítica para ponerle freno.

    Incluye en tu círculo de personas cercanas las que sepan darte refuerzos positivos, sin pedirte nada a cambio. Personas que te ayudan a ver el vaso medio lleno. Esto genera sensación de logro, rebaja la ansiedad y el cansancio. 

    La sensación de logro es un buen remedio natural para reducir el cansancio y la ansiedad del día a día.

    Consecuencias del cansancio y la ansiedad

     Quien tiene ansiedad y cansancio por cualquiera de los factores mencionados, también puede tener síntomas diversos a nivel emocional: autoestima frágil, rumiación excesiva, agotamiento psicológico, dificultades para decir no, somatizaciones, procrastinación por miedo al fracaso, y otros. 

    Todos estos síntomas precisan una atención cuidadosa

    La ayuda terapéutica de la Terapia Emocional es una ayuda muy oportuna. Te aporta un tipo de intervención que trata de modificar aquellos patrones de conducta que no son ni adaptativos ni saludables. En primer lugar, te enseña  a identificar dichos comportamientos para que seas consciente de ellos y puedas modificarlos mediante una serie de herramientas que irás adquiriendo durante el proceso terapéutico.

    Los objetivos terapéuticos son:

    • Identificar las áreas de tu vida en las que muestras una elevada autoexigencia.
    • Aprender a estructurar tu tiempo y a establecer prioridades atendiendo tus objetivos personales.
    • Construir una sana autoestima. Identificar tus fortalezas y tus límites para poder definir tus objetivos a partir de una base sólida y realista.
    • Aprender a reforzarte, a valorarte por lo que eres y no por lo que logras.
    • Y sobre todo hacer una adecuada gestión de tus emociones.

    Y tú, ¿Te sientes con cansancio y ansiedad al final de cada día, y ya no sabes qué hacer? Cuéntame en los comentarios tu experiencia.

    Si necesitas mi ayuda profesional, no dudes en contactarme. Puedes solicitar una primera sesión de exploración gratuita.

    Espero que te haya gustado el artículo.

    Un abrazo

    Ana Eló

    0
    (0)

    ¿Me dices que te ha parecido este contenido?

    ¡Dame tu valoración!

    Calificación 0 / 5. Votos: 0

    Por favor… ¡para mi es muy importante!

    Si este contenido te ha resultado útil

    ¡Comparte el articulo en tu red social favorita!

    ¡Oh! siento que el articulo no halla cumplido con tus expectativas

    ¿Me cuentas que has echado en falta?

    ¡Tu feedback me ayuda a mejorar!

    !Comparte este artículo si te ha gustado!

    Ana Eló

    Sobre la autora de este artículo

    Enfermera experta en gestión y equilibrio emocional. Ayudo a enfermeros y otros profesionales sanitarios que tienen malestar porque se sienten frustrados o han perdido la motivación. Les acompaño a tomar conciencia, retomar su poder personal y a volver a disfrutar plenamente de su vida y de su profesión.

    Si lo deseas, puedes publicar tu comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados

    {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

    Otros artículos del Blog

    __CONFIG_group_edit __ {} __ CONFIG_group_edit__
    __CONFIG_local_colors __ {"colors": {"- tcb-skin-color-4": "Bunker", "- tcb-skin-color-19": "Enlace Agua", "- tcb-skin-color-0": "Azul real"}, "degradados": {}} __ CONFIG_local_colors__

    Suscríbete a mi newsletter

    __CONFIG_colors_palette __ {"active_palette": 0, "config": {"colors": {"45098": {"name": "Acento principal", "parent": - 1}, "732c7": {"name": "Accent Light", "parent": "45098", "lock": {"lightness": 1, "saturation": 1}}}, "gradients": []}, "palettes": [{"name" : "Predeterminado", "valor": {"colores": {"45098": {"val": "rgb (47, 138, 229)", "hsl": {"h": 210, "s": 0,77, "l": 0.54, "a": 1}}, "732c7": {"val": "rgb (243, 246, 249)", "hsl_parent_dependency": {"h": 209, " s ": 0.33," l ": 0.96," a ": 1}}}," degradados ": []}," original ": {" colores ": {" 45098 ": {" val ":" rgb ( 47, 138, 229) "," hsl ": {" h ": 210," s ": 0.77," l ": 0.54," a ": 1}}," 732c7 ": {" val ":" rgb (243, 246, 249) "," hsl_parent_dependency ": {" h ": 209," s ": 0.33," l ": 0.96," a ": 1}}}," gradientes ": []}}] } __ CONFIG_colors_palette__
    __CONFIG_colors_palette __ {"active_palette": 0, "config": {"colors": {"cf6ff": {"name": "Main Color", "parent": - 1}, "73c8d": {"name": "Acento oscuro", "padre": "cf6ff"}}, "degradados": []}, "paletas": [{"nombre": "Predeterminado", "valor": {"colores": {"cf6ff" : {"val": "var (- tcb-skin-color-0)"}, "73c8d": {"val": "rgb (143, 255, 182)", "hsl_parent_dependency": {"h": 141, "l": 0.78, "s": 1.42}}}, "degradados": []}}]} __ CONFIG_colors_palette__
    Enviar

    Recibe tu primera sesión GRATIS

    Si estás decidida a mejorar en tu vida dejando atrás ese lastre que te impide avanzar.

    Accede al formulario y reserva ahora tu sesión de exploración gratuita.

    Comienza por aquí y accede gratuitamente a la guía:

    Guía completa de Introducción a la Meditación para el Equilibrio Emocional

    Descarga el PDF con los pasos para acceder a tu interior, Luego ve al vídeo y transforma tus emociones negativas en herramientas de poder.

    Seguro que tienes mucho que contarme

    Estoy por aquí, puedes escribirme cuando quieras

    Tu nombre*
    Tu email*
    Mensaje*

    Responsable: Ana Eló     Finalidad:  Resolver consultas y envío de información Legitimación:  Consentimiento del interesado. Destinatarios: Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE o gestionados por Encargados de Tratamiento acogidos al acuerdo “Privacy Shield”. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. Para más información consulta nuestra política de privacidad.